31 de octubre de 2010

¡Esto es Halloween!

Cuando Tim Burton pasaba por una tienda y vió cómo cambiaban la decoración de Halloween por la de Navidad, se le ocurrió este poema.

Pesadilla antes de Navidad

Era tarde un otoño en el país de Halloween,
y en el aire bastante frío.
Ante la luna un esqueleto se sentó,
sólo, sobre una colina.
Era alto y delgado con un murciélago de lazo;
Jack Skellington era su nombre.
Estaba cansado y aburrido en el país de Halloween.

"Estoy harto de los sustos, el terror, el miedo.
Estoy cansado de ser algo que en la noche irrumpe.
Me aburro con mis miradas lascivas y horribles,
Y me duelen los pies de bailar las danzas esqueleto.
No me gustan los cementerios, y necesito algo nuevo.
Tiene que haber más en la vida que sólo gritar
"¡Buu!"

Luego, de una tumba, con un rizo y un giro,
llegó gimiendo gemidos un alma espectral.
Era un pequeño perro fantasma, con un tenue resplandor,
y una nariz de jacklinterna en la oscuridad brillaba.
Era el perro de Jack, Zero, su mejor amigo,
Pero Jack apenas se dio cuenta, lo que hizo a Zero llorar.

Toda esa noche y durante el día siguiente,
Jack vagó y anduvo.
Estaba lleno de angustia.
Entonces lo profundo del bosque, justo antes de anochecer,
Jack se encontró con un espectáculo sorprendente.
A menos de veinte metros del lugar donde estaba
Había tres grandes puertas de madera tallada.
Se puso de pie delante de estas, en total asombro,
Su mirada hipnotizada por una puerta en especial.
Extasiado y emocionado, con ligera preocupación,
Jack abrió la puerta a una blanca y ventosa oleada.

Jack no lo sabía, pero había caído
En medio de la llamada Ciudad de Navidad!
Inmerso en la luz, Jack ya no estaba poseído.
Había encontrado por fin, lo que había querido.
Y para que sus amigos no dijeran de él mentiroso,
Tomó las medias de regalos llenas que junto al fuego colgaban.
Tomó dulces y juguetes de los apilados en las estanterías
Y de Santa con todos sus elfos, una fotografía.
Tomó del árbol las luces y ornamentos y la estrella,
Y del cartel de de Ciudad de la Navidad, tomó la C, la gran letra.

Cogió todo lo que brillaba o relucía.
Incluso un puñado de nieve.
Él lo agarró todo, y sin ser visto,
Se lo llevó de regreso a Halloween.

De vuelta en Halloween un grupo de compañeros de Jack
Miró con asombro su suvenires de Navidad.
Para ello ninguna visión maravillosa se prepararon.
La mayoría quedaron entusiasmados, ¡aunque otros algo se asustaron!

Para los siguientes días, entre rallos y centellas,
Jack se sentó solo a preguntarse obsesivo.
"¿Por qué ellos difunden la risa y la alegría
mientras saltamos de las tumbas, sembrando el pánico y el miedo?
Bueno, ¡yo podría ser Santa, y podría extender la alegría!
¿Por qué lo hace él todos los años? "
Creyéndolo injusticia, Jack pensó y pensó.
Entonces tuvo una idea. -Sí... sí... ¿¡Por qué no!? "

En la Ciudad de la Navidad, Santa estaba haciendo juguetes
Cuando a través del timbre oyó un ruido suave.
Él abrió la puerta, y para su sorpresa,
Vio extrañas criaturitas en un extraño disfraz.
Todas feas y pequeñas.
Mientras abrían sus sacos al grito de "¡Truco o trato!"
Luego Santa, confundido cayó en el saco
Y fue llevado a Halloween para ver a Jack, el sabio.

En Halloween todos se reunieron una vez más,
Pues a Santa habían visto jamás
Y mientras miraban con cautela a este viejo extraño,
Jack relató a Santa su plan maestro:
"Mi querido Sr. Claus, creo que es un crimen
Que sea usted Santa todo el tiempo!
Pero ahora yo daré los regalos, y extenderé la alegría.
Cambiamos los puestos, yo soy Santa este año.
Soy yo quien va a decir ¡Feliz Navidad!
Así que usted métase en mi ataúd, cruja las puertas, y grite: "¡Buu!"
Y por favor, Sr. Claus, no piense mal de mi plan.
Pues haré el mejor trabajo de Santa que pueda."

Y aunque Jack y sus amigos pensaron que haría un buen trabajo,
Su idea de la Navidad era aun macabra.
Estaban preparados y listos la noche de Navidad
cuando Jack enganchó sus renos al elegante trineo de ataúd,
Pero la noche Navidad, cuando estaban a punto de comenzar,
Una niebla de Halloween lentamente surgió
Jack dijo, "No podemos partir, esta niebla es demasiado densa.
No habrá Navidad, y no podré ser San Nicolás. "
Entonces una luz brillante pequeña atravesó la niebla.
¿Qué podría ser?. . . Se Zero, el perro de Jack!

Jack dijo, "Cero, con la nariz tan brillante,
¿guiarás mi trineo esta noche? "

Y como ser tan necesitado el sueño de Zero era,
alegremente voló del trineo a la cabecera.
Y mientras el huesudo trineo comenzó su fantasmal vuelo,
Jack se rió, "Feliz Navidad a todos, y a todos buen sueño!"

"Era la pesadilla antes de Navidad, y en casa,
ninguna criatura en paz había, ni siquiera una rata.
Las medias de todos con cuidado colgadas de la chimenea,
¡Abiertas por la mañana un buen susto causarían!
Los niños, todos plácidamente en sus camas,
tendrían pesadillas de monstruos y calaveras.
La luna que se cernía sobre la nieve recién caída
dotaba de un manto de misterio a la ciudad, abajo
Y la risa de Santa Claus ahora gemidos parecía,
Y los cascabeles como choques de huesos.
Y a lo que a sus ojos debía maravillar,
un trineo de ataúd con esqueletos de ciervo.
Y un esquelético conductor tan feo y enfermo
Al momento se supo, ¡ese no era San Nicolás!
De casa en casa, con gran alegría,
Jack feliz cada regalo y juguete repartía.
De techo en techo, saltó y saltó él,
¡Dejando regalos que de una cripta al parecer procedían!
Sin saber que en el mundo en pánico y el miedo sembraba,
Jack alegremente difundía a su estilo alegría.

Visitó la casa de Susie y David;
De regalo, de un muerto la nariz.
Luego a la casa de la pequeña Jane Neeman;
una muñeca por un demonio poseída.
Un tren monstruoso, tentáculos eran las vías,
Un títere macabro que un hacha blandía,
Una planta antropófaga a modo de corona de flores,
Y un oso de peluche vampiro con muy afilados dientes.

¡Hubo gritos de terror, pero Jack no los oyó,
muy envuelto en su propio espíritu de la Navidad!
Jack finalmente miró hacia su estela oscura y asustada
Y vio el alboroto, el ruido y la luz.
"¿Por qué?, ¿qué celebran?, ¡parece tan divertido!
Me están dando las gracias por el buen trabajo que he hecho. "
Pero donde veía fuegos artificiales por su buen trabajo
había balas y misiles con propósito de matar.
Luego, en medio de la lluvia de fuego de artillería,
Jack instó a Zero a ir más y más arriba.
Y tan lejos como pudo voló como la tormenta de un cardo,
hasta ser alcanzados por un misil bien guiado.
Y al caer en el cementerio, fuera de la vista,
Se escuchó, "¡Feliz Navidad a todos y todos buenas
noches ".

Jack se arrastró a una gran cruz de piedra,
Y de allí pasó revista a su increíble pérdida.
"Pensé que podría ser Santa, tenía tal creencia"
Jack estaba confuso y lleno de gran dolor.
Sin saber a dónde acudir, hacia el cielo miró,
Luego se dejó caer sobre la tumba y se puso a llorar.
Y mientras Zero y Jack estaban en el suelo,
De repente un sonido familiar oyeron.
"Mi querido Jack," dijo Santa, "aplaudo su intención.
Sé que estos estragos no quería causar.
por eso se siente muy triste y azul,
Pero raptar la Navidad fue un mal hacer.
Espero que se dé cuenta de que Halloween su lugar es.
Hay mucho más, Jack, que me gustaría decir,
Pero debo apresurarme, pues es casi Navidad. "
Luego saltó a su trineo, y con un guiño de ojos,
gritó: "Feliz Navidad", y les dijo adiós.
De vuelta a casa, Jack estaba triste, pero luego, como en un sueño,
Santa llevó la Navidad a la tierra de Halloween.

Tim Burton

¿Os suena? Pues sí, efectivamente, este poema es el predecesor de la película de animación tan conocida que lleva el mismo título.

¡Todos a gritar!

¡Feliz Halloween!

PS: Podéis encontrar el poema original en inglés aquí y una pequeña animación acompañada del mismo poema narrado por Christopher Lee aquí.

2 mentes se han parado:

Natalia dijo...

Gran poema, gran traducción, gran película y gran blog ¡Sigue así! (:

C. R. A. dijo...

Buen texto para la noche de Halloween!

Esta noche, tu novia esqueleto te arrastrara hasta su mundo y lo pasaras fataaaaaall.jajajaja.

Un saludo Guille.No pares.