31 de octubre de 2010

¡Esto es Halloween!

Cuando Tim Burton pasaba por una tienda y vió cómo cambiaban la decoración de Halloween por la de Navidad, se le ocurrió este poema.

Pesadilla antes de Navidad

Era tarde un otoño en el país de Halloween,
y en el aire bastante frío.
Ante la luna un esqueleto se sentó,
sólo, sobre una colina.
Era alto y delgado con un murciélago de lazo;
Jack Skellington era su nombre.
Estaba cansado y aburrido en el país de Halloween.

"Estoy harto de los sustos, el terror, el miedo.
Estoy cansado de ser algo que en la noche irrumpe.
Me aburro con mis miradas lascivas y horribles,
Y me duelen los pies de bailar las danzas esqueleto.
No me gustan los cementerios, y necesito algo nuevo.
Tiene que haber más en la vida que sólo gritar
"¡Buu!"

Luego, de una tumba, con un rizo y un giro,
llegó gimiendo gemidos un alma espectral.
Era un pequeño perro fantasma, con un tenue resplandor,
y una nariz de jacklinterna en la oscuridad brillaba.
Era el perro de Jack, Zero, su mejor amigo,
Pero Jack apenas se dio cuenta, lo que hizo a Zero llorar.

Toda esa noche y durante el día siguiente,
Jack vagó y anduvo.
Estaba lleno de angustia.
Entonces lo profundo del bosque, justo antes de anochecer,
Jack se encontró con un espectáculo sorprendente.
A menos de veinte metros del lugar donde estaba
Había tres grandes puertas de madera tallada.
Se puso de pie delante de estas, en total asombro,
Su mirada hipnotizada por una puerta en especial.
Extasiado y emocionado, con ligera preocupación,
Jack abrió la puerta a una blanca y ventosa oleada.

Jack no lo sabía, pero había caído
En medio de la llamada Ciudad de Navidad!
Inmerso en la luz, Jack ya no estaba poseído.
Había encontrado por fin, lo que había querido.
Y para que sus amigos no dijeran de él mentiroso,
Tomó las medias de regalos llenas que junto al fuego colgaban.
Tomó dulces y juguetes de los apilados en las estanterías
Y de Santa con todos sus elfos, una fotografía.
Tomó del árbol las luces y ornamentos y la estrella,
Y del cartel de de Ciudad de la Navidad, tomó la C, la gran letra.

Cogió todo lo que brillaba o relucía.
Incluso un puñado de nieve.
Él lo agarró todo, y sin ser visto,
Se lo llevó de regreso a Halloween.

De vuelta en Halloween un grupo de compañeros de Jack
Miró con asombro su suvenires de Navidad.
Para ello ninguna visión maravillosa se prepararon.
La mayoría quedaron entusiasmados, ¡aunque otros algo se asustaron!

Para los siguientes días, entre rallos y centellas,
Jack se sentó solo a preguntarse obsesivo.
"¿Por qué ellos difunden la risa y la alegría
mientras saltamos de las tumbas, sembrando el pánico y el miedo?
Bueno, ¡yo podría ser Santa, y podría extender la alegría!
¿Por qué lo hace él todos los años? "
Creyéndolo injusticia, Jack pensó y pensó.
Entonces tuvo una idea. -Sí... sí... ¿¡Por qué no!? "

En la Ciudad de la Navidad, Santa estaba haciendo juguetes
Cuando a través del timbre oyó un ruido suave.
Él abrió la puerta, y para su sorpresa,
Vio extrañas criaturitas en un extraño disfraz.
Todas feas y pequeñas.
Mientras abrían sus sacos al grito de "¡Truco o trato!"
Luego Santa, confundido cayó en el saco
Y fue llevado a Halloween para ver a Jack, el sabio.

En Halloween todos se reunieron una vez más,
Pues a Santa habían visto jamás
Y mientras miraban con cautela a este viejo extraño,
Jack relató a Santa su plan maestro:
"Mi querido Sr. Claus, creo que es un crimen
Que sea usted Santa todo el tiempo!
Pero ahora yo daré los regalos, y extenderé la alegría.
Cambiamos los puestos, yo soy Santa este año.
Soy yo quien va a decir ¡Feliz Navidad!
Así que usted métase en mi ataúd, cruja las puertas, y grite: "¡Buu!"
Y por favor, Sr. Claus, no piense mal de mi plan.
Pues haré el mejor trabajo de Santa que pueda."

Y aunque Jack y sus amigos pensaron que haría un buen trabajo,
Su idea de la Navidad era aun macabra.
Estaban preparados y listos la noche de Navidad
cuando Jack enganchó sus renos al elegante trineo de ataúd,
Pero la noche Navidad, cuando estaban a punto de comenzar,
Una niebla de Halloween lentamente surgió
Jack dijo, "No podemos partir, esta niebla es demasiado densa.
No habrá Navidad, y no podré ser San Nicolás. "
Entonces una luz brillante pequeña atravesó la niebla.
¿Qué podría ser?. . . Se Zero, el perro de Jack!

Jack dijo, "Cero, con la nariz tan brillante,
¿guiarás mi trineo esta noche? "

Y como ser tan necesitado el sueño de Zero era,
alegremente voló del trineo a la cabecera.
Y mientras el huesudo trineo comenzó su fantasmal vuelo,
Jack se rió, "Feliz Navidad a todos, y a todos buen sueño!"

"Era la pesadilla antes de Navidad, y en casa,
ninguna criatura en paz había, ni siquiera una rata.
Las medias de todos con cuidado colgadas de la chimenea,
¡Abiertas por la mañana un buen susto causarían!
Los niños, todos plácidamente en sus camas,
tendrían pesadillas de monstruos y calaveras.
La luna que se cernía sobre la nieve recién caída
dotaba de un manto de misterio a la ciudad, abajo
Y la risa de Santa Claus ahora gemidos parecía,
Y los cascabeles como choques de huesos.
Y a lo que a sus ojos debía maravillar,
un trineo de ataúd con esqueletos de ciervo.
Y un esquelético conductor tan feo y enfermo
Al momento se supo, ¡ese no era San Nicolás!
De casa en casa, con gran alegría,
Jack feliz cada regalo y juguete repartía.
De techo en techo, saltó y saltó él,
¡Dejando regalos que de una cripta al parecer procedían!
Sin saber que en el mundo en pánico y el miedo sembraba,
Jack alegremente difundía a su estilo alegría.

Visitó la casa de Susie y David;
De regalo, de un muerto la nariz.
Luego a la casa de la pequeña Jane Neeman;
una muñeca por un demonio poseída.
Un tren monstruoso, tentáculos eran las vías,
Un títere macabro que un hacha blandía,
Una planta antropófaga a modo de corona de flores,
Y un oso de peluche vampiro con muy afilados dientes.

¡Hubo gritos de terror, pero Jack no los oyó,
muy envuelto en su propio espíritu de la Navidad!
Jack finalmente miró hacia su estela oscura y asustada
Y vio el alboroto, el ruido y la luz.
"¿Por qué?, ¿qué celebran?, ¡parece tan divertido!
Me están dando las gracias por el buen trabajo que he hecho. "
Pero donde veía fuegos artificiales por su buen trabajo
había balas y misiles con propósito de matar.
Luego, en medio de la lluvia de fuego de artillería,
Jack instó a Zero a ir más y más arriba.
Y tan lejos como pudo voló como la tormenta de un cardo,
hasta ser alcanzados por un misil bien guiado.
Y al caer en el cementerio, fuera de la vista,
Se escuchó, "¡Feliz Navidad a todos y todos buenas
noches ".

Jack se arrastró a una gran cruz de piedra,
Y de allí pasó revista a su increíble pérdida.
"Pensé que podría ser Santa, tenía tal creencia"
Jack estaba confuso y lleno de gran dolor.
Sin saber a dónde acudir, hacia el cielo miró,
Luego se dejó caer sobre la tumba y se puso a llorar.
Y mientras Zero y Jack estaban en el suelo,
De repente un sonido familiar oyeron.
"Mi querido Jack," dijo Santa, "aplaudo su intención.
Sé que estos estragos no quería causar.
por eso se siente muy triste y azul,
Pero raptar la Navidad fue un mal hacer.
Espero que se dé cuenta de que Halloween su lugar es.
Hay mucho más, Jack, que me gustaría decir,
Pero debo apresurarme, pues es casi Navidad. "
Luego saltó a su trineo, y con un guiño de ojos,
gritó: "Feliz Navidad", y les dijo adiós.
De vuelta a casa, Jack estaba triste, pero luego, como en un sueño,
Santa llevó la Navidad a la tierra de Halloween.

Tim Burton

¿Os suena? Pues sí, efectivamente, este poema es el predecesor de la película de animación tan conocida que lleva el mismo título.

¡Todos a gritar!

¡Feliz Halloween!

PS: Podéis encontrar el poema original en inglés aquí y una pequeña animación acompañada del mismo poema narrado por Christopher Lee aquí.

28 de octubre de 2010

26 de octubre de 2010

¿Vegetarianismo?

 

La carne nos aporta una cantidad de radicales libres que no están en los vegetales, y los cuales favorecen el envejecimiento de nuestras células, es por esto que debemos evitar el consumo desmesurado de las primeras.

En los vegetales no encontramos todos los aminoácidos necesarios para nuestro desarrollo completo. Por tanto, dependemos de la carne para mantener una dieta equilibrada.

Eso es indiscutible hoy en día. ¿Por qué sigue habiendo gente que se empeña en defender el vegetarianismo? Algunos dicen: derechos de los animales. ¿Qué me quieren decir con esto? ¿Que los animales tienen derecho a vivir? ¿A caso las plantas no?¿y el resto de seres vivos? Puestos así, ¿por qué no dejamos de limpiar? ¡Estamos matando millones de microorganismos cada vez que pasamos la pastilla de jabón por nuestras manos! ¿Y todas las plantas que maltratamos para que nuestro jardín quede bonito? ¡Pobres bonsáis! Y por ultimo: ¿Intentas crear derechos para los animales cuando hay países en los que no se respetan los derechos humanos? No creo que el tema de quién o qué tiene derecho sea el mejor argumento.

Otros argumentan que podemos prescindir de la carne, que no es necesaria. Me remito a un ejercicio de la asignatura Ciencias de la Tierra, respecto a la energía en las cadenas tróficas. En el ejercicio se planteaba la existencia de una hipotética población isleña que únicamente se alimentaba de los cereales que cultivaba. Era un problema sencillo en el que, facilitando las cantidades de cereales que la isla podía producir, se calculara la población que se podía abastecer. En el segundo apartado se nos planteaba la existencia de la ganadería en la isla y se nos hacía la misma pregunta, teniendo en cuenta que parte del cereal estaba destinado a la alimentación del ganado. El resultado: la población que se podía abastecer era mayor. Cuestión de números. Si los datos de muchos estudios muestran que la especie humana ya ha superado la capacidad de carga del planeta. Si por no sé qué locura se nos ocurriera dejar de comer carne… “the end”, sin duda.

El único argumento plausible que yo encuentro es la pena, la lástima, la carga de conciencia o como narices quieran llamarlo. Esa que a veces se piensa es natural entre los seres humanos. ¡Cuánta hipocresía! ¡Si hay gente que no se respeta ni a si misma! ¡Qué pena le da al jefe despedir a sus obreros! ¡Qué pena le da al banquero los pobres! ¡Qué pena que dan los niños que día a día mueren por no poder llevarse a la boca ni un mendrugo de pan! Si te da pena el hecho de cuidar animales que tengan como destino formar parte de tu dieta, pues no te lo comas. Es tú problema y no el de los demás. Pero al igual que en cualquier religión o creencia hay gente que trata de imponer estas ideas a los demás (“Go vegan, the revenge will be terrible” –Hazte vegetariano, la venganza será terrible"-)

Así es mi semáforo en rojo, ¿y el tuyo?

Divertida versión de “I love rock and roll” de Los Berzas

24 de octubre de 2010

No leer

Para momentos tan especiales como los transcurridos este fin de semana no hay palabras. Te quiero, mi persona favorita. :)

23 de octubre de 2010

Jamás volverán

Y de hecho me alegro. Esos sábados solitarios en los que recuerdo levantarme pronto simplemente para apretar largas secuencias de botones delante de un televisor hasta que me rugiera el estómago, gimiendo por un desayuno, en los que deseaba que mis padres se fueran a dar una vuelta por las tardes para quedarme sólo en casa y con suerte recibir la llamada telefónica de algún amigo para salir al cine o ir a jugar a su casa, al poker o lo que fuera, con otros solitarios como yo. Qué aburrimiento existía entonces. Comía libros en cuestión de días, como 1984 que leí un par de veces en 6 días desde que cayó en mis manos. Los videojuegos eran cuestión de horas. En una semana acababa harto de ellos... Era el maestro de youtube, según fuentes no muy lejanas, pues apenas había vídeo en inglés o español que yo no hubiera visto. Qué sábados más apáticos acompañados de la psicodelia de Led Zeppelin. La escasa acción la aportaba únicamente las peleas sin sentido con mi hermano pequeño.

Qué diferente a hoy en día, en el que la palabra sábado, tiene otro significado totalmente distinto. Es un día de redención, de tregua, en el que todo horario deja de existir, es burritos para comer, cafés con leche compartidos, cine, bancos en la sombra del pilar, manos frías versus manos calientes, es The Beatles con su música todo rincón, el día en el que todos mis sentidos son invadidos durante horas por una presencia que en cuestión de un año se ha convertido en la droga de la que seré imposible desprenderme.
¿Y qué es lo mejor de todo? Hoy, es sábado (:

20 de octubre de 2010

Nocturnidad

Ya es de noche. Qué menos que relajarse con un poco del romanticismo de Chopin. Aquí os dejo una pieza que espero algun día poder interpretar, aunque dudo que con esta delicadeza. ¡Disfrutad!

18 de octubre de 2010

Paul no era la morsa


Pese a que Lennon así lo dijera mientras miraba a través de un cristal de cebolla, Paul no era la morsa.


Resulta que raíz del video de la curiosa versión cantada por Jim Carrey de I Am The Warlus me ha entrado la curiosidad y he decidió investigar una de las canciones más representativas de los Beatles, con su enigmática fauna y sus sonido tan particular.

Todo empezó un 1 de Septiembre de 1967 en el que John Lennon, aburrido en casa, leyó una carta de un estudiante del Quarry Bank School, en Liverpool, -lugar en el que Lennon había estudiado de pequeño- en la que le decía que su profesor de Inglés les había mandado como trabajo encontrar significados ocultos de las canciones de los Beatles. Tras contestar al chico, John se propuso crear la canción con tantos sinsentidos como le fuera posible, para hacer explotar la cabeza de todo aquel que intentara buscarle un significado.
Así pues desempolvó versos y rimas que había escrito tiempo atrás, destinados a ser en su momento canciones distintas, y se dedicó a juntarlos con una canción infantil que su amigo Pete Shotton y él cantaban de pequeños, con distintas críticas y palabras y onomatopeyas -"goo goo g'joob" o "grabalocker"- inventadas por el mismo Lennon.
Mención aparte merecen el hombre huevo y la morsa, que, al parecer no aportan sentido ni significado alguno, provienen simplemente de la admiración que desde siempre John había sentido por los poemas de Lewis Carrol.
"Lo de la «morsa» es como un sueño; las letras no significan casi nada. La gente extrae un montón de conclusiones y es de lo más absurdo"






John Lennon 1980 
"La idea la saqué de «La Morsa y el Carpintero», de A través del espejo y lo que Alicia encontró allí. A mí me parecía un poema genial. Nunca se me ocurrió que Lewis Carroll se refiriera al sistema capitalista. Nunca intenté descifrar el significado, que es lo que hace la gente con la obra de The Beatles. Al cabo de un tiempo volví a leer el poema y me di cuenta de que la Morsa era la mala y el Carpintero el bueno. Pensé: «Oh, mierda, me he equivocado de personaje». Pero entonces no habría sido lo mismo, ¿no? «I am the carpenter...» [...] Siempre me había imaginado a la ostra en el jardín y la idea me gustaba, así que nunca me molesté en comprobar quién era de veras la Morsa. Es una hija de puta, eso es lo que es. Pero por el modo en que está escrito, todos suponen que significa algo. Es decir, hasta yo lo supuse. Todos lo suponíamos porque si yo decía: «I am the Walrus» entonces tenía que significar: «Soy Dios», o algo por el estilo. Sólo es poesía, pero para mí se convirtió en algo simbólico."
John  Lennon 1980
Por si esto no fuera suficiente, Lennon llevó la grabación original al genial George Marti, quien compuso específicamente para la canción una partitura para seis instrumentos de orquesta y coro -del cual proceden las escalofriantes risas y los "ahhhs"-  Y como toque final,  Lennon conectó directamente para que se mezclara con el programa de radio que se estaba emitiendo en ese preciso instante: La Tragedia del Rey Lear, de William Shakespeare, así como con distintos anuncios radiofónicos. Como para no ver sardinas de sémola trepando la torre Eiffel, ¿no?

17 de octubre de 2010

Cierzo. Es octubre.

No sé si eran mis ganas por regresar a la tranquilidad de los fines de semana estándar, el hecho de haber empezado de nuevo con los estudios dos días antes o simplemente el frío con el  que el cierzo se ha estrenado estos días la causa de que el último fin de semana de las Fiestas del Pilar de este año hayan sido, al menos a mi parecer, un tanto "distintas".

Si bien era cuestión de tiempo que nuestro querido compañero de fatigas, el frío y cortante cierzo, acudiera a la cita, parece que ha sorprendido a casi todo el mundo. Era gracioso contemplar días atrás gente en camiseta de manga corta y pantalones piratas, y demás prendas que no dejan lugar a la imaginación junto a paseantes enfundados en acorazados de abrigos, gabardinas y bufandas. Yo mismo, de hecho, me sorprendía o bien llevando cazadora y chaqueta en sendos brazos o tiritando bajo la fina capa de algodón de una camiseta de manga corta sin nada más que ponerme encima. Pero al parecer ya no hay vuelta atrás. Se acabó lo de fingir que nos queda algún día de verano que se había quedado dormido.  Estos días  tocaba refugiarse en un abrazo para recuperar -o compartir- el calor cruzando la urbe en sus últimos latidos de fiesta hasta el año siguiente, o bien tras cafés con leche calentitos al ritmo de buena música -The Beatles, cómo no-  en el sofá, en casa, con tu persona favorita.

15 de octubre de 2010

FELICIDAD por un Guille de 16 años

Esta mañana estaba curioseando por las montañas de papel que fui construyendo durante mi vida en secundaria cuando me topé con el cuaderno de ética de 4º. Al abrirlo al azar encontré una página que contenía un ejercicio en el que preguntaban sobre la felicidad. Esto era la felicidad para el yo de ese tiempo no tan lejano:
"La felicidad es como, de niño, construir un castillo de arena mientras la marea sube. Al principio, cuando somos pequeños, no nos cuesta nada juntar la arena y darle forma, porque la marea aun está muy lejos (los problemas que tenemos en la infancia son escasos) Pero, poco a poco, conforme vamos creciendo, la marea va subiendo, y nos es más difícil mantener ese estado de felicidad, es más difícil hacer que el castillo se mantenga en pie. A la felicidad hay que alimentarla constantemente, si no lo haces el castillo terminará por ser deshecho por los problemas que la vida nos acarrea. Si lo haces, al final, el castillo puede que no sea como tú querías, pero a fin de cuentas lo que vale es haberlo intentado. Como los niños en la playa, lo divertido es construir un castillo, no el hecho de haberlo construido. Además, las amistades son un factor muy importante en la construcción del castillo, son un suministro incondicional de arena, mano de obra e ideas para tu castillo, y recíprocamente tú, sin darte cuenta también estás ayudando a construir el suyo"
Qué cosas, ¿verdad?

14 de octubre de 2010

¿Qué pasa? ¿Ya es viernes?

Garfield
Si ayer era un miércoles raro, hoy, jueves, lo es más. ¿Por qué? Pues porque el día de hoy no es una copia mala de un lunes.

Te levantas por la mañana con esa resignación habitual de un lunes, con ese "Bueno, vuelta a empezar", con el ruido del despertador pitando aun en los oídos, intentando asimilar la frase inconexa que has oído al locutor de radio antes de realizar ese movimiento de mano involuntario para desconectar el aparato. Pero hay algo distinto. Algo que no notas por la mañana cuando te levantas, cuando estás, peine mojado en mano, disimulando infructuosamente ese remolino que te han dejado las sábanas en el pelo a modo de "Buenos días". Es más bien sobre el medio día, cuando ya por fin te has despejado, y puedes vislumbrar en el horizonte la vuelta a casa, el momento en el que te das cuenta que no faltan cuatro días para que llegue el fin de semana. No sabes cómo ha sido. Y es inevitable que de repente una bocanada de positivismo se cuele por tus orificios y dejes escapar una sonrisilla y un "¡Ey! ¡Que mañana ya es viernes!".

Pocas semanas hay tan geniales, ¿no creéis?

13 de octubre de 2010

Miércoles-Domingo

Loch Ness
Éste es otro de esos días que copian la personalidad del domingo, como el 25 de diciembre o el 6 de enero. Haberte acostado tarde la noche anterior, saber que aun te faltan cosas por hacer para mañana, la idea de tener que madrugar al día siguiente, la sensación de que ayer fue el último día que viviste de verdad... ¿Por qué resignarse? Aun es domingo miércoles, ¡a aprovechar el tiempo que queda!

En Rojo

¿Que por qué semáforos en rojo?
Porque quiero que pares aquí, aunque sólo sea un segundo. No debes entenderlo como algo restrictivo, tómalo como una oportunidad nueva e inesperada que se abre ante ti.

Vas andando por la calle sin prisa alguna, quizás te diriges a algún destino concreto. El semáforo de ahí delante se acaba de poner en rojo. Seguro que piensas "Ya está, otra vez a esperar -.-" Bueno, puedes esperar que esa laarga cuenta atrás de más de un minuto llegue de una vez a cero, o puedes utilizarla para disfrutar viendo a la gente bajo las influencias del "efecto cordero" o "efecto rebaño", al acabar contagiada por la impaciencia -o quizás deseo suicida de atropellar un coche- de aquel intrépido saltarín con las manos en los bolsillos de su chaqueta de polipiel que nerviosamente se ha adelantado a a sincronización del aparato de leds que organiza el tráfico, averiguar en qué estará pensando la persona esperando al otro lado del paso de peatones, compartir ideas con quien te encuentres paseando en ese momento, para abrazar y besar a tu pareja o, incluso, por qué no, conocer al actor de reparto que se ha colocado a tu lado a la espera de la luz verde de la película "Tú vida" en la que tú eres el protagonista. ¿Quién sabe? ¡Igual esa persona deja de ser un personaje secundario de tu largometraje!

Esta es la finalidad de mis semáforos. Marcar un alto, aunque no obligatorio, en el curso de tu camino por la interweb pero no para que esperes en vano si no para ofrecerte al oportunidad de disfrutar de cosas que puede que antes no te hubieras planteado. Como por qué el hombrecito de rojo de los semáforos está quieto. Si rojo = prohibido y verde = permitido, ¿no significaría prohibido estar parado? ¿Qué me dices? ¿Te apetece pararte en mis semáforos?

Soy un novato en el mundo de los bloggers y ésta, como es de suponer, es la primera entrada que hago en mi vida. Sí es cierto que uno tiene una ligera idea por haber caído en picado de vez en cuando en éste, ese y aquel blog. Pero no hay que negar que encontrarse ante tamaño espacio en blanco puede dejarte sin palabras.
Ya que temo que esto me suceda, voy a dejar que el gran Ringo Starr hable por mi -aunque sólo sea esta vez- ;)



Actuar con naturalidad. Qué mejor que eso para darse a conocer, ¿verdad? ¿Por qué no hacerle caso? ;)